MIMMA, Historia de un museo

SMART MUSEUM

UN MUSEO “A LA CARTA”

El MIMMA siempre ha apostado por ser un museo participativo, interactivo y que genere nuevas experiencias en sus visitantes. Siguiendo esta idea y los principios de la nueva museología, en su nueva sede ha apostado por el diseño del museo bajo el concepto de “museo inteligente”, centrándose en las emociones y en la experiencia del usuario. El reto final es ofrecer una experiencia única a cada usuario, mostrando los contenidos del museo según su edad, su idioma, sus gustos o sus conocimientos musicales.

El usuario del museo, a su llegada, tiene la posibilidad de personalizar su visita. En el checking, el visitante elige el idioma que prefiere para ver los contenidos; indica su edad, para adaptar el lenguaje de los mismos; y sus preferencias y gustos, lo que nos permite ofrecerle diferentes temáticas y recorridos. A través de una pulsera de radiofrecuencia que se entrega al usuario, los contenidos, ya personalizados, se van lanzando en los distintos puestos interactivos que hay repartidos por las salas.

Más info

MIMMA LIVING LAB

MIMMA Lab es un espacio polivalente e interdiscipli­nar destinado al desarrollo y la experimentación de nuevos conceptos ligados a la música, la acústica y a las nuevas experiencias museísticas.

MIMMA Lab es un punto de encuentro entre artistas, visitantes, creadores, emprendedores, educadores e investigadores. Un punto de encuentro entre las nue­vas tecnologías, la creación, la cultura, la innovación y el emprendimiento empresarial.

Como Living Lab el compromiso es implicar y dar poder a los visitantes y a la ciudadanía en todos los procesos de innovación: innovación del propio museo, innovación de nuevos productos y servicios que tengan en la música un marco de aplicación, innovación en nuevas formas de acercarse a la música, innovación en nuevas formas de aprender y enseñar música.

MIMMA Lab nace como un lugar de inspiración y desarrollo de nuevas ideas y como un espacio para acercar nuevos prototipos y desarrollos tecnológicos al público del museo, permitiendo a profesionales y empresas testar sus productos en un entorno real.

MIMMA Living Lab forma parte de ENoLL (European Network of Living Labs).
Más info

SALAS

El museo se distribuye en una superficie de 1.450m2, en los que se exponen más de 400 objetos e instrumentos musicales de la colección del MIMMA, que cuenta con más de 1.000 en su totalidad, y está dividido en las siguientes salas:

Capilla: Este primer espacio de bienvenida supone una toma de contacto con la historia de la música occidental. Mediante un audiovisual realizado con sombras chinas, se hará un recorrido a través de los hitos más representativos de la música occidental.

Laboratorio: El laboratorio cuenta con distintos experimentos que ayudan a comprender los conceptos más básicos y relevantes de la física del sonido, tratando el cómo se produce el sonido, medios por los que viaja o la afinación pitagórica, entre otros.

Orígenes: Destinadas al origen de la música. Este espacio expositivo se remonta a los inicios de los instrumentos musicales. Éstos se dividen en tres épocas Paleolítico, Neolítico y Antigüedad, por lo que se podrá ver la antiquísima historia que poseen instrumentos que se siguen utilizando actualmente.

Folklore de Europa: En este espacio se podrá conocer el folklore malagueño con los verdiales y el flamenco o la rondalla, una de las agrupaciones más características de nuestro país. Posteriormente se hará un recorrido por el mediterráneo conociendo diferentes lugares a través de su música. Este recorrido europeo terminará con la Europa insular, Suiza y los países del este.

Banda: Las bandas militares o de marcha comenzaron siendo principalmente unos instrumentos intimidatorios. Los combatientes pretendían que un sonido les representase a largas distancias y así amedrentar al enemigo antes incluso de aparecer ante ellos. Este concepto va evolucionando hasta que estas mismas agrupaciones comienzan a tener otros usos, normalmente festivos. Por su importancia histórica y social se le ha reservado un lugar en este museo. Se podrán conocer los diferentes instrumentos que integran estas agrupaciones, sus historias individuales y su importancia colectiva.

Occidente: Sin duda cuando se habla de instrumentos de música son los instrumentos occidentales los que acuden a la mente. En esta sala instrumentos como el piano, cuarteto de cuerda (violín, viola, violonchelo y contrabajo) o armonio serán los protagonistas. Además, en este espacio, el museo pone a disposición de los visitantes instrumentos como el violín o el piano para la experimentación.

Pasarela: En este espacio está representada la imagen de las musas, de las que sale la inspiración para lutieres, intérpretes o compositores.

África, Asia, Oceanía y América: África, Asia, Oceanía y América, son continentes que quizás nos son lejanos geográficamente, pero son muchos los factores que nos los hacen tener más presente de lo que incluso pensamos. Una de las principales motivaciones de este espacio no es sólo dar a conocer la importancia de su música, sino el mostrar cómo esa música ha llegado a ser importante por la forma de vida de las personas que la interpretan. Mediante estos instrumentos se podrá conocer la historia de la población que se encuentra tras ellos. dentro de una galaxia musical. Las audiciones están ordenadas según sus características musicales.

Terraza y Patio “Conde de las Navas”: Este espacio exterior se utilizará de forma polivalente para distintas actividades que organice el Departamento de Actividades y Educación del MIMMA.

Sala de Muralla: Al igual que en su anterior ubicación en la Plaza de la Marina, el MIMMA contará con restos de la muralla medieval, en este caso un lienzo de la muralla que cerraba la zona norte de la ciudad, en el tramo comprendido entre las Puertas de Granada y de Buenaventura, correspondiente a tres fases constructivas distintas: la obra original del siglo XI, una nueva estructura defensiva levantada en época almohade (siglo XII) sobre los restos de la muralla anterior, y un fragmento reconocido como perteneciente a la reforma de Yusuf I (siglo XIV). Además, bajo el lienzo se localizan muros de una ocupación de época romana, anterior al siglo III d.C., mientras en la parte superior se aprecia la medianería construida en el siglo XVIII utilizando la muralla como base.

Sala Living Lab_Música Electrónica y Mecánica: Este espacio está concebido como un laboratorio viviente, basado en un modelo participativo, interactivo y dinámico, en el que las experiencias de los visitantes servirán de ayuda o muestra para nuevas iniciativas dentro del museo. Como parte de la exposición permanente albergará la música mecánica y sonidos grabados. También podrá acoger actividades cumpliendo la función de salón de actos.

MUSEOGRAFÍA

El museo cuenta con varios tipos de espacios,
diferenciados por colores:

BLANCO

Los espacios blancos cuentan con luz natural y destacan por los instrumentos de gran formato que se encuentran en ellas, como son los pianos de las firmas Erard y Hagspiel & Company, los pianos malagueños de las firmas Juan López y López y Griffo; y las instalaciones interactivas, como la MANO GUIDONIANA o la instalación sobre las musas, que trata sobre la inspiración creadora y las relaciones entre las piezas musicales a lo largo de las distintas épocas.


LA MANO GUIDONIANA. Recurso ideado y utilizado por el teórico musical Guido D´Arezzo (s. XI). Al no existir aún la notación musical y con la intención de coordinar el canto de los distintos integrantes del coro, recurrió a su propia mano para ir guiándoles en las nuevas obras que aprendían a cantar. Cada una de las falanges de los dedos indicaba una nota musical, por lo que Guido señalaba cada uno de los puntos y el coro reproducía el sonido correspondiente.


Una de las aportaciones más relevantes que Guido D´Arezzo hizo al mundo de la música, fue la denominación de las distintas notas musicales. Para ello, utilizó el himno a San Juan Bautista “Ut queant laxis”, atribuido a Pablo el Diácono, que tenía la particularidad de que cada frase musical empezaba con una nota superior a la que antecedía. Guido empleó la primera sílaba de cada frase para identificar las notas que se entonaban.


ROJO

Los espacios rojos son los marcados como “Se ruega tocar. Please play”, en los que los usuarios del museo pueden tocar instrumentos musicales. Cuentan, además, con la ayuda de un profesor virtual que les explica cómo coger y tocar los instrumentos.


El udu, el violonchelo, el tambor metálico, la batería electrónica, el violín, el piano, la guitarra, el gong, el didjeridú… son algunos de los instrumentos que se pueden tocar en este museo interactivo.


NEGRO

Las salas de exposición permanente son las pintadas en negro. Con una iluminación muy cuidada, estas salas son un recorrido por los orígenes de la música, el folklore, las bandas, la música occidental, las músicas del mundo, la música mecánica y el sonido grabado y la música electrónica.


En estas salas los contenidos se ajustan a cada usuario, lanzándose en los distintos puestos interactivos, ofreciendo información personalizada a través de fichas de instrumentos, audios, vídeos, aplicaciones, juegos de preguntas, etc.


También marcadas con el color negro, los visitantes pueden encontrar la sala llamada “Laboratorio”, que contiene experimentos de física del sonido, y una sala a la entrada del museo con una instalación audiovisual sobre los paisajes sonoros de la historia de la música.


OTROS

Otros espacios del museo son el aula para escolares, una sala para exposiciones temporales, un patio exterior y una terraza para actividades al aire libre, la tienda del museo o la sala Living Lab que destaca por su polivalencia de uso, ya que es sala de exposición permanente pero también es un espacio de actividades.


La muralla. Al igual que en su anterior ubicación en la Plaza de la Marina, el MIMMA contará con restos de la muralla medieval, en este caso un lienzo de la muralla que cerraba la zona norte de la ciudad, en el tramo comprendido entre las Puertas de Granada y de Buenaventura, correspondiente a tres fases constructivas distintas: la obra original del siglo XI, una nueva estructura defensiva levantada en época almohade (siglo XII) sobre los restos de la muralla anterior, y un fragmento reconocido como perteneciente a la reforma de Yusuf I (siglo XIV). Además, bajo el lienzo se localizan muros de una ocupación de época romana, anterior al siglo III d.C., mientras en la parte superior se aprecia la medianería construida en el siglo XVIII utilizando la muralla como base.


PALACIO

El Museo Interactivo de la Música de Málaga, se ubica en el antiguo palacio del Conde de las Navas. Algunas fuentes datan la construcción del edificio en 1770 y en él se observan algunos rasgos de arquitectura doméstica barroca.Desde 1855 hasta 1875 perteneció al Conde de Donadío, padre del Conde de las Navas. Reformada en 1877 por el arquitecto Jerónimo Cuervo, además de su uso como vivienda, y pese a las escasas informaciones que hay al respecto, se sabe que a finales del s. XIX se ubicó en el inmueble una industria y a mediados del s. XX, la Escuela San Luis Gonzaga.

En 2010 se inició su rehabilitación para convertirlo en sede del MIMMA. El estado de conservación en el que se encontraba el edificio era muy deficiente, debido a la falta de uso del inmueble durante los últimos 30 años. Los principales daños que presentaba el edificio eran los ocasionados por el agua y agentes atmosféricos, acentuados por la falta de mantenimiento adecuado. La rehabilitación tuvo como finalidad la conservación del inmueble, manteniendo la estructura principal y fachada, y añadiendo un nuevo volumen situado en el patio trasero.

El palacio debe su nombre a Juan Gualberto López Valdemoro de Quesada (Málaga, 1855- Madrid, 1935), Conde de las Navas, personaje malagueño formado en derecho pero dedicado a los libros y las letras durante toda su vida. Fue nombrado Hijo predilecto de Málaga en 1928. Entre muchas de sus actividades y reconocimientos (catedrático, académico de la lengua, novelista, labor como Bibliotecario Mayor de la Real Biblioteca de Palacio de Alfonso XIII.

Escuela San Luis Gonzaga. Curso 1952-1953

Escuela San Luis Gonzaga. Curso 1954-1955

En el museo también se puede contemplar un lienzo de la muralla medieval que cerraba la zona norte de la ciudad, en el tramo comprendido entre las Puertas de Granada y de Buenaventura. El sistema defensivo de Málaga está documentado a través de múltiples excavaciones arqueológicas y sabemos que se erige a partir del s. XI, constando obras permanentes para su mantenimiento durante período musulmán así como sucesivas reparaciones de época moderna en los siglos XVI y XVII. Perdido su valor militar, se iniciará su demolición entre los siglos XVIII y XIX.

El complejo defensivo se estructura a partir de un foso exterior -hoy ocupado por un colector embovedado del primer tercio del siglo XVIII-, seguido por una barbacana o antemuro jalonado de torres, un espacio de liza intermedio que cerraba con la muralla propiamente dicha, guarnecida también por torres.

En el alzado interior se presentan superpuestas distintas obras que responden a tres fases constructivas distintas:
1. La obra original del siglo XI ha perdido sus paramentos exteriores quedando sólo el núcleo de aparejo de mampostería en el que se emplearon piedras y restos de ladrillo.

2. En época almohade (siglo XII) se levantó sobre los restos de la muralla anterior, una nueva estructura defensiva, parte de la cual ha pervivido hasta nuestros días en este patio trasero de la casa-palacio del Conde de las Navas. Se trata de un encofrado de hormigón de cal y grava, enlucido en su cara interna con una fina capa de mortero.

3. Finalmente, se puede apreciar un fragmento de estructura de mampostería encintada encastrada entre los restos de la muralla anterior y la medianera del edificio rehabilitado, reconocida como perteneciente a la reforma de Yusuf I (siglo XIV).

Además, bajo el lienzo se localizan muros de una ocupación de época romana, anterior al siglo III d.C. mientras en la parte superior se aprecia la medianería construida en el siglo XVIII utilizando la muralla como base. Se apareja mediante hiladas de ladrillo y cajones de mampostería, reutilizando trozos de la propia fábrica antigua como mampuestos.

Después la muralla pierde prácticamente su función defensiva, sobre todo en este sector norte de la ciudad, se edificarán viviendas adosadas o que apoyan sus muros traseros directamente sobre las defensas de época hispanomusulmana y de su demolición surge la reordenación y apertura de las actuales calles de Álamos y Carretería.